En una gran pizarra y con tozas de colores se anuncian diversos platos y bebidas. La cazona barranquina, en cuyo zaguán se han acomodado mesas de madera, invita a quedarse.


 

Créditos: Revista ellos y ellas